Teoría musical: Las cadencias

Las cadencias musicales son uno de los puntos en la teoría musical que todo aquel músico que se dedique a componer debería conocer. Bueno, realmente todos deberíamos conocerlas. Básicamente, la cadencia musical decide a partir de una secuencia o progresión melódica o armónica cómo finaliza una sección musical. Las cadencias suelen aplicarse a patrones rítmicos (cadencia rítmica) y se definen a partir de acordes.

Encontraréis cadencias en todas las piezas musicales que escuchéis. Estas se definen por patrones rítmicos distintivos y con progresiones previamente establecidas que veremos a continuación. Gracias a las cadencias podemos crear finales épicos y rotundos, claramente definidos y concluyentes o por el contrario conseguir que su efecto sea indefinido, inexacto, dejando al oyente con sensación de que la canción no ha terminado, etc.

Los tipos de cadencia determinan el tipo de reposo en la frase musical. Vamos a ver algunas de ellas. Como siempre os recuerdo que no soy un experto en teoría musical y que cualquier aclaración o puntualización es bienvenida. La idea de este artículo es dar una visión general de las cadencias para que posteriormente cada uno busque información más precisa.

Recomiendo antes leer el siguiente artículo sobre la tendencia y grados de los acordes.

Cadencias conclusivas

Cadencia auténtica

cadencia autentica

También se denomina cadencia perfecta. Se determina por el reposo sobre el acorde de tónica (I Grado), al que se llega desde el acorde dominante (V grado). Las progresiones habituales son V-I. Es el tipo de cadencia más utilizada ya que ofrece un final claro y preciso de la progresión musical.

Ejemplo de cadencia auténtica:

Cadencia plagal

cadencia plagal

Se determina por el reposo sobre el acorde de tónica ( I Grado), al que se llega desde el acorde subdominante (IV grado).La cadencia plagal tiene diversas variantes constituidas por todos los enlaces posibles entre los acordes de subdominante que van a acordes de tónica.

 

La cadencia auténtica viene a menudo precedida por un acorde subdominante, en música tradicional, el encadenamiento es IV, V , I. En música moderna en cambio es IIm7, V7, IM7, ya que el movimiento entre fundamentales es más fuerte. En estos casos, IIm7 a menudo toma la primera mitad de la duración del V7 y este la 2ª.

Cuando en una progresión V – I uno de los acordes está invertido la cadencia se denomina imperfecta.

Cadencias suspensivas

La semicadencia

semicadencia
Esta cadencia consisten en reposar sobre un acorde que no es de tónica, la formula básica es sobre el acorde dominante (V7). En música popular es muy usual acabar la 1ª frase en una semicadencia para repetir a continuación la misma o similar frase con una cadencia auténtica. Básicamente una cadencia rota o semicadencia es cualquiera que termina en un acorde dominante (V) pero precedido por otro acorde de II, IV, V, VI…

Cadencia rota

Esta se produce cuando el acorde V7 no va al I. Las más frecuentes son en las que el acorde V7 va a parar a uno de tónica diferente del I. La progresión más común suele ser V a VI (V7-bVI) en progresiones mayores y V7 a VI en progresiones menores. Es la cadencia irregular más utilizada y su mayor característica es que deja al oyente con la sensación de un final inacabado.

Un buen ejercicio para trabajar los tipos de cadencias, es escuchar canciones de diferentes artistas y estilos, prestando atención al final de canciones o patrones rítmicos, tratando de averiguar que cadencia están utilizando para terminarlos.

Si conocéis algún otro tipo de cadencia o ejemplos más claros de las que he nombrado en este artículo no dudéis en nombrarlas en los comentarios.