¿Velocidad, técnica o feeling?

Tras la controversia generada por la entrada del record mundial de velocidad en guitarra eléctrica, me he cuestionado una de las preguntas más típicas en lo que a conversaciones entre guitarristas se refiere. ¿Velocidad, técnica o feeling?

El eterno dilema. Si bien realmente, en mi opinión, lo realmente importante es saber utilizar cada técnica o expresión en su momento. Un buen solo de guitarra debe tener una estructura, secciones y armonía, lo cual se consigue sin duda con técnica y horas de estudio, ya sea de guitarra o solfeo. Así mismo, un buen solo de guitarra, en momentos puntuales, puede requerir de una serie de notas tocadas con mucha velocidad, esto dotará al solo de gran viveza y espectacularidad, pero lógicamente deben ser tocadas de forma fluida para que realmente surga este efecto en el oyente. Por supuesto, una de las partes más importantes del solo es el feeling, que el guitarrista transmita sus sentimientos y lo que desea expresar con la guitarra al oyente. Una sucesión de escalas ascendentes y descendentes tocadas una y otra vez a velocidad pasmosa dificilmente hagan sentir nada al oyente.

Cada estilo tiene su momento, a mí me encanta ver a un guitarrista batiendo un record de velocidad con la guitarra eléctrica, me encanta ver a Michael Angelo tocando como nadie lo sabe hacer, y me encanta escuchar las melodías de Joe Satriani, Clapton o muchos otros. Jason Becker es otro ejemplo de guitarrista que ha sabido ser un guitarrista polifacético, con sus espectaculares solos neoclásicos y sus melodías orientales (por ejemplo).

Es bueno el debate y las opiniones diversas porque nos hacen aprender unos de otros, pero, porqué no aceptar cualquier estilo de guitarra, es buena la diversidad y variedad. Si todos los guitarristas fueran rápidos sería un aburrimiento, si todos fueran melódicos, lo mismo, etc.

¡Disfrutemos de la música y de la guitarra en todas sus variantes!