Consejos para no quedarse sordo.

bebes

Conciertos, discotecas, reproductores MP3… continuamente estamos expuestos a niveles muy altos de sonido, y esto puede llegar a ser un problema grave a largo plazo. Diversos estudios indican que cerca del 40% de los jovenes afirman escuchar música con auriculares a un volumen alto y durante periodos largos de tiempo, el volumen elevado de la música en los pubs/discotecas o el atronador sonido de un concierto también es algo común. Si unimos todos estos factores, llegamos a un punto en el que cada vez personas más jovenes, están padeciendo problemas auditivos, y el problema es que uno puede no darse cuenta hasta que es irreversible.

Buscando información sobre este tema, dí con un artículo, que decía lo siguiente:

Los síntomas de la discapacidad auditiva varían dependiendo de la causa. Algunas personas experimentan una pérdida de audición profunda repentina debida, por ejemplo, a una infección vírica o un trauma grave en los oídos, mientras que otras observan una disminución gradual de la audición. Algunas causas de la discapacidad auditiva tienen síntomas distintos de la pérdida de sonido como, por ejemplo, mareos, pitidos en el oído y pérdida de equilibrio o coordinación.

Otra causa frecuente de la pérdida de audición son daños en el oído producidos por ruidos fuertes (trauma acústico), que causan lesiones en parte de la estructura interna del oído. Las personas expuestas a ruidos fuertes durante largos períodos de tiempo tienen más probabilidad de desarrollar un trauma acústico. Entre éstas se puede incluir a las personas que trabajan en lugares con música alta (como el personal de clubs nocturnos), personas que trabajan con equipos ruidosos (como taladradoras neumáticas o martillos de aire comprimido) y personas que oyen música a gran volumen a través de auriculares.

Aquí es ya cuando me ha dado que pensar, en ciertas ocasiones he llegado a escuchar pitídos agudos en un oído que duraban unos segundos… esto me hizo plantearme escuchar la música a un volumen moderado y evitar las discotecas y pubs que ponen la música a un volúmen desmesurado. Los conciertos también son un grave problema, todos hemos sufrido estos pitidos tan molestos y dolores de cabeza el día siguiente de un concierto ¿Os imagináis que fuera algo crónico? ¡Nos volveríamos locos! Os puedo decir que es extremadamente molesto porque yo lo sufrí durante meses, pero fue por un problema que también estaba relacionado con la mandibula. Por suerte lo superé. Si os interesa ese tema podéis buscar sobre los acúfenos ó tinnitus. Pueden estar provocados por el ruido, estrés, taponamiento en el oído, problemas dentales o mandibulares…

A partir de ya mismo podemos hacer varias cosas para mejorar nuestra salud auditiva, por ejemplo reducir el volumen de nuestros auriculares. Suele decirse que un volumen adecuado implica poder escuchar lo que sucede «fuera» de nuestros auriculares. Sobre todo no expongais vuestros oídos a largas sesiones de música con cascos, descansad cuando lo creais necesario. Aunque sea obvio, en lugares con mucho ruido, la utilización de cascos protectores o tapones evitará sufrir daños en el oído. Aun recuerdo cuando fuí a ver una carrera de Formula 1, creo que ahí dejé el 10% de mi capacidad auditiva…

En definitiva, no es cuestión de obsesionarse con el tema pero si que hay que tener presente estos pequeños consejos para evitar ser una generación de sordos en potencia. Unos pequeños cambios en nuestra rutina diaria puede preservar nuestra capacidad auditiva.