Primero vamos a definir octava en el entorno musical:

El nombre de octava obedece al hecho de que la escala occidental recorre esta distancia después de siete pasos desiguales de tono y semitono. Como los intervalos se cuantifican por una cifra que expresa el número de notas que comprende, incluidas las dos notas de los extremos, este intervalo se denomina octava (por ejemplo do-re-mi-fa-sol-la-si-do). (Wikipedia)

Y para que todos lo entendáis, tocara una octava significa tocar la misma nota pero más aguda o más grave.

Los principales beneficios de conocer las distintas posiciones con las que conseguir una octava son, básicamente, ayudar a conocer la posición de las notas a lo largo del mástil y de las distintas cuerdas.
Por ejemplo, si conoceis la ubicación de una nota en la cuerda 5ª, mediante el sistema de octavas, podréis saber rápidamente la posición de esta misma nota en las otras cuerdas, usando octavas.
Por supuesto hay que decir, que conocer los patrones de octavas implica enriquecer tu técnica y recursos a la hora de improvisar, componer, practicar, etc.

Sin más dilación, aquí están los distintos patrones de octavas.
En la imagen de este enlace, podéis de forma clara los distintos patrones de octavas, tanto todos juntos en el mástil, como por patrones separados.

Si no os aclaráis, aquí están por separado, de un modo más claro:

Octavas

Podéis practicar estos patrones con cualquier nota, y en cualquier posición del mástil, en un futuro pondremos ejercicios de octavas un poquito más enrevesados, y veréis que llegan a ser muy interesantes.

Cualquier duda o puntualización sabéis que son bienvenidas.