Lo primero que debemos hacer, es decidir que calibre y marca de cuerdas para guitarra utilizar, es una decisión muy personal. Yo siempre uso cuerdas D’Addario, del calibre 0.09 al 0.42.
Mucha gente utiliza cuerdas del calibre 0.10 al 0.46 porque prefieren las cuerdas un poco más gruesas, o para evitar roturas frecuentes (en caso que se produzcan). Hay que tener cuidado con estos cambios, pues implican modificaciones complicadas a nivel de mástil, muelles, etc. Si no controlas, no lo hagas.

Es recomendable cambiar las cuerdas cada 2 meses aproximadamente, siempre dependiendo del uso y desgaste de las mismas, pero no esperéis a que se rompa una cuerda para cambiar todas.
Entrando en materia, asegúrate que tienes a mano unos alicates y las llaves “allen” correspondientes a tu guitarra. Empezamos:

  1. En mi opinión, el punto más importante, NO CAMBIES TODAS LAS CUERDAS DE VEZ, en los puentes flotantes puedes provocar la “desconfiguración” total del puente, luego puede darte verdaderos quebraderos de cabeza. Solamente se quitan todas las cuerdas, si tienes un taco de madera o similar para poner en la parte trasera del puente, y poder mantenerlo estable y en una posición neutral.

    Bueno, quitamos una cuerda, podemos empezar con la 6ª, la destensamos un poco con la clavija, y con la llave allen la soltamos del puente, conforme soltemos con la llave allen, la pieza negra que sujeta la cuerda con el puente se aflojará, y la cuerda saldrá por si sola, la pieza en cuestión señalada con un círculo rojo:

  2. Puente Guitarra Floyd Rose
  3. Cogemos la cuerda nueva, y la desenrollamos. Verás, que en un extremo de la misma, la cuerda es más fina que en el resto, puedes cortar ese trozo con unos alicates, no es necesario (en mi forma de cambiar las cuerdas).
  4. Introducimos la cuerda por el clavijero, pasándola por la cejilla y llevándola hasta el puente.
  5. Los puentes flotantes, tienen un hueco para cada cuerda, que tiene una especie de pieza negra que sirve para hacer tope con el puente, que puedes pretar/aflojar con una llave allen, como hemos hablado anteriormente y habéis visto en la imagen. Una vez aflojada esta pieza, introducimos la cuerda todo lo que podamos, y cuando la veamos bien colocada, pretamos de nuevo la pieza negra con la llave allen.
  6. Es hora de tensar la cuerda, movemos la clavija hasta lograr una tensión normal en la cuerda, sujetando la cuerda con una mano mientras tensamos para evitar que en un principio se destense.

    Hay quien suele enrollar un poco de cuerda en cada clavija para disponer de trozo de cuerda extra ante una rotura o similar, yo no lo hago nunca, siempre corto el sobrante de cuerda con unos alicates una vez tensa la misma, ya depende de los gustos de cada uno.

  7. Ahora hay que afinar la cuerda, es normal que hasta que no la afinemos 6 ó 7 veces (incluso más), la cuerda no se estabilice y mantenga su tono correcto, puedes usar este afinador.
  8. Y hemos terminado, tendréis que seguir el proceso con cada una de las cuerdas, y en cada pasada, ir afinando todas, ya que pueden producirse variaciones en la afinación de cada cuerda en el cambio (¡es un puente flotante!). Ah! se me olvidaba, cuando tengáis las cuerdas cambiadas, acordaros de bloquear estos cierres (no recuerdo su nombre) con la llave allen:

    Floyd Rose Bloqueo guitarra

    Como indiqué en este artículo, siempre que cambio las cuerdas, aprovecho para limpiar un poco el diapasón y evitar la acumulación de suciedad.

    Espero que os haya servido de ayuda, ante cualquier duda/corrección/sugerencia podéis dejar un comentario. Próximamente indicaremos también como cambiar las cuerdas de una guitarra con puente fijo.